¿Cuándo decir que sí a un cliente?

Vuelvo por aquí para explicaros algunas claves para saber si merece la pena participar o no en un proyecto. Está claro que no todo se reduce a lo económico, porque en los tiempos que corren y tal como está el mercado freelance seguramente no os hagáis millonarios con un solo proyecto. Aquí lo importante es valorar varios aspectos para decidirse por uno u otro cliente:

Cómo escoger un cliente si eres freelance

  • Contraprestación: Que sí, que no todo es el dinero, pero juega un papel muy importante. Por supuesto, las horas que le vamos a dedicar al proyecto tiene que compensar con lo que nos van a pagar, y si vais muy justitos al mes hay que pensar en lo que vais a ganar.
  • Tiempo: ¿Cuánto tiempo de tu jornada hará falta para desempeñar este trabajo? Si puedes compaginarlo con otras actividades puede ser un buen motivo para decir que sí, y si te va a llevar todo el día pero te pagan bien por ello tampoco debería haber ningún problema. El truco es buscar un equilibrio.
  • Disponibilidad: A mí me gusta mucho diferenciar la disponibilidad del tiempo, porque no es lo mismo las horas que vas a dedicar al proyecto que las horas que tienes que prestar atención al trabajo. Es decir, hay determinados clientes para los que tienes que estar siempre disponible, y esto va a influir incluso en tu tiempo libre. Hay que ver si compensa.
  • Aspectos subjetivos: Por ejemplo, cuando encuentro un proyecto que me gusta y que creo que puede funcionar bien, el corazón me tira hacia él, a pesar de que muchas veces no reúne ventajas que pueden parecer cruciales. A mí me gusta aceptar trabajos en los que me lo voy a pasar bien y disfrutar con lo que hago.
  • Equipo de trabajo: Que no os vendan la moto. Si vais a estar solos en temas de comunicación, seguramente vais a trabajar muchas más horas de las que os contraten. Si es un proyecto con equipo fuerte, coordinado y con una estrategia detrás se conseguirán resultados mucho más rápido y con la satisfacción de todos los miembros.

Antes de decir que sí a un cliente hay que valorar diferentes aspectos. Por supuesto, al final la decisión va a depender del caso concreto pero estos consejos tal vez os ayuden a decidiros.

Anuncios

Lo que un freelance busca en un cliente

Todos hemos leído un montón de veces consejos sobre cómo tienes que prepararte para hacer una propuesta a un cliente. Portfolio, reputación en las plataformas de búsqueda de proyectos, un currículum muy bien trabajado, experiencia, una propuesta increíble, imagen personal… pero, ¿qué pasa con los requisitos que tiene que cumplir una empresa o cliente para que nos interese un mínimo gastar nuestro tiempo en hacer una propuesta o un presupuesto? He estado pensando en aquellas características que nos gusta encontrar en un cliente y las que nos echan para atrás cuando leemos una propuesta y me ha salido una lista interesante. ¿Añadiríais algo?

indeciso

Que sepan lo que quieren: La mayoría de las veces la descripción de los proyectos es poco completa, piden cosas irrealizables y aspiran a conseguir demasiado en muy poco tiempo. Por no hablar de los que simplemente usan las plantillas de las webs de búsqueda de proyectos, demasiado generalistas y que pueden no adaptarse a lo que necesitan realmente. ¡Concretemos un poco, señores!

sin dinero

Que tengan un presupuesto realista: Eso de no rellenar el campo de “presupuesto” o que eludan esa pregunta da miedito. Aunque pidamos la cantidad que creemos justa no sabemos siquiera si se acerca a lo que el cliente puede pagar, así que muchas veces perdemos el tiempo en hacer una propuesta que ni abrirán o un presupuesto que irá directamente a la papelera. ¡Las cosas claras, por favor!

personal

Que la descripción no tenga erratas ni faltas de ortografía: ¿Cómo vas a dar imagen de un importante empresario que creará un ambiente de trabajo estupendo si no sabes distinguir un verbo de un complemento? No os creeríais la cantidad de proyectos que me han hecho llorar lágrimas de sangre o los emails de clientes potenciales que no fueron revisados correctamente.

macgyver

Que entiendan que no eres MacGyver: Especialista en diseño web y gráfico, marketing online, con experiencia en empresas de ingeniería aeronaútica, inglés, francés, alemán y sueco nativo y con al menos 20 años de experiencia en redes sociales… Estamos muy preparados, pero echa el freno.

creacionismo

Que comprendan que el mundo no se hizo en 7 días, con permiso de los creacionistas. No podemos diseñar una web, crear el contenido y hacer la imagen corporativa de tu empresa en dos días. Sabemos que tienes prisa por lanzar tu proyecto, pero necesitas tiempo para madurarlo.

iva

Que tengan pequeños conocimientos fiscales: No todo es exigirnos a nosotros, ¿no? Con esto me refiero a que hay que entender que el IVA va aparte. Eso de racanear los 21 euros de cada 100 no nos va nada. Además, si quieres factura tienes que entender que tenemos muchos gastos que facturarte.

chantaje

Fuera chantajes. Eso de “si me lo haces barato te doy otros proyectos” no nos convence nada. Primero, porque suele ser mentira y segundo, porque nuestro trabajo vale lo que nosotros digamos. Puedes aceptarlo o no.

¿No es mucho pedir, no? Por supuesto, es posible que detrás de proyectos que parecen penosos se encuentre uno estupendo, pero no nos engañemos: la mayoría de las veces es mejor ni planteárselo. Y ya que nos exigen tanto a nosotros los freelance, no está de más pedir un mínimo de seriedad.

Personalmente, he aprendido a hacer cribas que me permitan centrarme en los proyectos que más me van a compensar, aunque en ocasiones no puedo evitar que me pique la curiosidad.