5 consejos para aprovechar tu tiempo como freelance

Si eres autónomo sabrás que tu tiempo es dinero, así que tienes que intentar aprovechar al máximo cada minuto para poder hacer frente a vuestros gastos mensuales. Para nosotros, que vendemos nuestros productos o un servicio concreto, la palabra productividad adquiere un nuevo significado, así que hoy me gustaría contaros qué me funciona a mi para simplificar al máximo mi día a día. Recordemos que esto está basado en mis características concretas: trabajo desde una oficina, soy redactora y experta en marketing y odio las presiones.

1. Establece un horario

Empezar a trabajar siempre a la misma hora te ayudará a alcanzar una rutina que te hace ser más rentable. Haz un calendario con el uso que le darás a cada periodo de tiempo, pero intenta siempre empezar a trabajar en un horario concreto. Es muy tentador quedarse en la cama y empezar un poquito más tarde, pero piensa que cuanto antes empieces antes terminarás.

2. Piensa en las prioridades

Si tienes varios clientes, tienes que establecer un orden. Ya sea por antigüedad o porque uno te paga más que otro, haz siempre un planificación de cómo trabajarás en cada momento. Esto es sencillo si tienes trabajos recurrentes, pero es muy efectivo también para trabajos esporádicos. Así podrás dar un plazo a los clientes y cumplirlo sin ningún problema.

3. Sé consciente de tus capacidades

Cuando pienses en las tareas de cada día, analiza tu forma de trabajar y en el tiempo que te lleva hacer cada cosa. No intentes abarcar más trabajo del que eres capaz de hacer, porque esto solo te llevará a hacerlo mal y a tener un dolor de cabeza horrible.

4. Evita distracciones

Es muy fácil que se nos vayan los ojos al Facebook o que nos pongamos a “whatsappear” con nuestros amigos, pero intenta centrarte en lo que estás haciendo para no perder ni un minuto. Además, serás capaz de concentrarte mejor y podrás dedicar todo el tiempo que quieras al ocio cuando termines.

5. Planifica descansos

No eres una máquina, así que piensa que tendrás que descansar. Levántate, prepara un café, estira las piernas… eres tú el que debe establecer cada cuanto quieres tomarte unos minutos para ti mismo, pero es importante que lo hagas frecuentemente.

Estos consejos, que son muy básicos, funcionan muy bien si procuras ponerlos en práctica, aunque tendemos a pasar horas y horas delante del ordenador para intentar ganar todo lo posible. En todo momento tienes que pensar en qué te compensa y en cómo quieres pasar tu día, pero cuando trabajas sin distracciones, sin presiones y de forma ordenada no solo eres más productivo, sino que la calidad de tu trabajo mejora considerablemente. ¿Cuál es vuestra forma de trabajar?

Anuncios

¿Qué necesito para ser freelance?

Es la gran pregunta que todos nos hacemos cuando vamos a empezar en este mundillo. Por supuesto, la respuesta depende del sector donde vamos a desarrollar nuestra actividad, por eso voy a centrarme en los autónomos que trabajamos de forma flexible, como los redactores, marketers o diseñadores varios.

freelance

Es importante que hagamos una lista del material con el que vamos a empezar a trabajar para poder hacerlo de la mejor forma posible, aunque seguramente cada cierto tiempo tendréis que incorporar cosas a vuestro “ajuar”. Voy a mencionar algunos puntos y si me dejo algo, ¡os ruego que me lo digáis!:

corazón

1. Ganas: Empiezo así el listado porque en realidad es lo más importante. O tenéis o no tenéis, esto no se puede comprar en ningún sitio. Así, que venga, ¡a empezar con ganas!

ordenador trabajo

2. Un ordenador: Básico, ¿no? Aquí ya no entro en gustos, porque cada profesión necesita unas prestaciones determinadas, aunque es importante que sea lo más potente posible para que cubra todas vuestras necesidades. Puede que al principio penséis que no necesitáis gran cosa, pero hacedme caso, una mala inversión pasa factura. Además, estaría bien que fuese ligero para cuando tengáis que moveros de un sitio para otro.

freelance pijama

3. Un lugar donde trabajar: Para los que nos movemos en el mundo del teletrabajo nuestra primera opción suele ser el calor de nuestro hogar. Sin embargo, puede tener contraindicaciones. Personalmente, agradezco poder relacionarme con otras personas y estar en un ambiente que me permite separar lo profesional de lo personal. Además, tener una oficina te obliga a llevar una rutina más seria que si tienes tu lugar de trabajo al lado de la cama. Si crees que una oficina es una gran inversión (hay que tener en cuenta gastos de alquiler, luz, agua, Internet…), una buena opción son los centros de coworking, donde alquilas un puesto de trabajo individual con prestaciones como conexión, luz, toma de corriente y extras como sala de descanso, cocina, sala de reuniones… no solo te permitirá llevar una rutina, sino que da una mejor imagen de cara a quedar con un cliente. Por si no lo sabéis actualmente trabajo en uno de estos centros y la diferencia con respecto a trabajar en casa es increíble.

contabilidad

4. Un gestor de contabilidad: Humano o no. Con esto me refiero a que hay programas gratuitos que te permiten ir introduciendo tus facturas para que no se te pase nada. Esto unido a la presentación telemática de la Administración puede facilitarte mucho las cosas. Si eres negado es mejor que te busques a un profesional que te ayude en tu caso concreto. Recuerda que tendrás que pagar IVA, IRPF, cotización de la Seguridad Social y otros posibles impuestos cada cierto tiempo, así que es mejor que te hagas un calendario.

dar la mano

5. Una red de contactos: Siempre es más fácil hacerte un nombre si estás “apoyado” por alguien. Los conocidos son siempre muy importantes, pero en el mundo freelance todavía más. Guarda los números de antiguos clientes, incluso aquellos que no aceptaron tus presupuestos, de los proveedores, acude a eventos, haz networking… todo es poco para que te recuerden.

videojuegos

6. Un hobby: Claro que esto no es fundamental, pero si tienes algo que te haga separar la vida profesional de la personal notarás mucho el cambio. Tendemos a estar trabajando más horas de las debidas, así que obligarnos a desconectar nos ayudará a la larga.

Para mi, seguir estos puntos es fundamental para empezar a trabajar. Aunque estoy escribiendo algo tarde y eso significa que no he desconectado, se podría decir que este blog forma parte de mis hobbies.

Lo que un freelance busca en un cliente

Todos hemos leído un montón de veces consejos sobre cómo tienes que prepararte para hacer una propuesta a un cliente. Portfolio, reputación en las plataformas de búsqueda de proyectos, un currículum muy bien trabajado, experiencia, una propuesta increíble, imagen personal… pero, ¿qué pasa con los requisitos que tiene que cumplir una empresa o cliente para que nos interese un mínimo gastar nuestro tiempo en hacer una propuesta o un presupuesto? He estado pensando en aquellas características que nos gusta encontrar en un cliente y las que nos echan para atrás cuando leemos una propuesta y me ha salido una lista interesante. ¿Añadiríais algo?

indeciso

Que sepan lo que quieren: La mayoría de las veces la descripción de los proyectos es poco completa, piden cosas irrealizables y aspiran a conseguir demasiado en muy poco tiempo. Por no hablar de los que simplemente usan las plantillas de las webs de búsqueda de proyectos, demasiado generalistas y que pueden no adaptarse a lo que necesitan realmente. ¡Concretemos un poco, señores!

sin dinero

Que tengan un presupuesto realista: Eso de no rellenar el campo de “presupuesto” o que eludan esa pregunta da miedito. Aunque pidamos la cantidad que creemos justa no sabemos siquiera si se acerca a lo que el cliente puede pagar, así que muchas veces perdemos el tiempo en hacer una propuesta que ni abrirán o un presupuesto que irá directamente a la papelera. ¡Las cosas claras, por favor!

personal

Que la descripción no tenga erratas ni faltas de ortografía: ¿Cómo vas a dar imagen de un importante empresario que creará un ambiente de trabajo estupendo si no sabes distinguir un verbo de un complemento? No os creeríais la cantidad de proyectos que me han hecho llorar lágrimas de sangre o los emails de clientes potenciales que no fueron revisados correctamente.

macgyver

Que entiendan que no eres MacGyver: Especialista en diseño web y gráfico, marketing online, con experiencia en empresas de ingeniería aeronaútica, inglés, francés, alemán y sueco nativo y con al menos 20 años de experiencia en redes sociales… Estamos muy preparados, pero echa el freno.

creacionismo

Que comprendan que el mundo no se hizo en 7 días, con permiso de los creacionistas. No podemos diseñar una web, crear el contenido y hacer la imagen corporativa de tu empresa en dos días. Sabemos que tienes prisa por lanzar tu proyecto, pero necesitas tiempo para madurarlo.

iva

Que tengan pequeños conocimientos fiscales: No todo es exigirnos a nosotros, ¿no? Con esto me refiero a que hay que entender que el IVA va aparte. Eso de racanear los 21 euros de cada 100 no nos va nada. Además, si quieres factura tienes que entender que tenemos muchos gastos que facturarte.

chantaje

Fuera chantajes. Eso de “si me lo haces barato te doy otros proyectos” no nos convence nada. Primero, porque suele ser mentira y segundo, porque nuestro trabajo vale lo que nosotros digamos. Puedes aceptarlo o no.

¿No es mucho pedir, no? Por supuesto, es posible que detrás de proyectos que parecen penosos se encuentre uno estupendo, pero no nos engañemos: la mayoría de las veces es mejor ni planteárselo. Y ya que nos exigen tanto a nosotros los freelance, no está de más pedir un mínimo de seriedad.

Personalmente, he aprendido a hacer cribas que me permitan centrarme en los proyectos que más me van a compensar, aunque en ocasiones no puedo evitar que me pique la curiosidad.