¿Trabajas sin horario? ¡Actúa como un jefe!

He de reconocer que una de las cosas que más me gustan de ser freelance es la libertad de horarios. Es cierto que es un privilegio poder trabajar desde casa, en lo que te gusta y sin tener que fichar todas las mañanas, pero hoy quiero hablaros también de los inconvenientes de no tener ningún horario.

Para la gente que nunca ha trabajado en una empresa, estar obligado a entrar a una hora determinada y no poder salir hasta el momento estipulado puede ser sin duda un fastidio, pero también nos ayuda a ser más productivos y a disfrutar de los momentos de ocio que tenemos durante el día.

Para un freelance, la constancia puede ser un problema mucho más grave, y si no somos capaces de ponernos unos horarios acabaremos levantándonos tarde, comiendo mientras trabajamos y quedándonos hasta las tantas y eso, sin duda, agota.

Es por ello que desde mi experiencia os recomiendo que, si trabajáis con un volumen de trabajo lo suficientemente amplio, os pongáis unos horarios. Voy a compartir una serie de trucos que me van muy bien y que me ayudan a gestionar mi tiempo. ¿Quién sabe? Puede que a vosotros también os ayuden:

Trabajar como freelance horarios

  • Estudia tus asignaciones: ¿Dispones de fechas de entrega o de tareas diarias asignadas? Si es así, te recomiendo que des prioridad a aquellos clientes que necesiten tus servicios de forma constante, ya que te permitirá entregar resultados cuanto antes y poder dedicar el resto del día a otras tareas.
  • Piensa en tus clientes: ¿Trabajas para una empresa que disponga de un horario determinado? De ser así piensa que será más sencillo comunicarte con ellos en horario laboral, así que puede que sea más beneficioso para ti empezar a trabajar para ellos durante las primeras horas del día.
  • Ordena fechas de entrega: Lo que más me funciona en mi rutina diaria es priorizar, así que cuando tengo días determinados para entregar mis tareas ordeno las peticiones y encajo los post o las actividades en el calendario. Así nunca llegarás tarde.
  • Prevé retrasos: No somos máquinas, y en ocasiones no seremos capaces de llegar a la fecha prevista, pero eso no quiere decir que tengas que avisar el día antes. Si tienes tu rutina bien planificada, sabrás que no eres capaz de cumplir los plazos, y podrás avisar con tiempo para que el cliente busque una solución.

Por supuesto, cada uno tiene sus trucos para ser más productivo, pero desde que planifico mi jornada y he ordenado mis clientes en horarios específicos tengo mucho más tiempo libre. ¡Se acabó eso de que lo último que haga antes de dormir sea trabajar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s