¿Trabajas sin horario? ¡Actúa como un jefe!

He de reconocer que una de las cosas que más me gustan de ser freelance es la libertad de horarios. Es cierto que es un privilegio poder trabajar desde casa, en lo que te gusta y sin tener que fichar todas las mañanas, pero hoy quiero hablaros también de los inconvenientes de no tener ningún horario.

Para la gente que nunca ha trabajado en una empresa, estar obligado a entrar a una hora determinada y no poder salir hasta el momento estipulado puede ser sin duda un fastidio, pero también nos ayuda a ser más productivos y a disfrutar de los momentos de ocio que tenemos durante el día.

Para un freelance, la constancia puede ser un problema mucho más grave, y si no somos capaces de ponernos unos horarios acabaremos levantándonos tarde, comiendo mientras trabajamos y quedándonos hasta las tantas y eso, sin duda, agota.

Es por ello que desde mi experiencia os recomiendo que, si trabajáis con un volumen de trabajo lo suficientemente amplio, os pongáis unos horarios. Voy a compartir una serie de trucos que me van muy bien y que me ayudan a gestionar mi tiempo. ¿Quién sabe? Puede que a vosotros también os ayuden:

Trabajar como freelance horarios

  • Estudia tus asignaciones: ¿Dispones de fechas de entrega o de tareas diarias asignadas? Si es así, te recomiendo que des prioridad a aquellos clientes que necesiten tus servicios de forma constante, ya que te permitirá entregar resultados cuanto antes y poder dedicar el resto del día a otras tareas.
  • Piensa en tus clientes: ¿Trabajas para una empresa que disponga de un horario determinado? De ser así piensa que será más sencillo comunicarte con ellos en horario laboral, así que puede que sea más beneficioso para ti empezar a trabajar para ellos durante las primeras horas del día.
  • Ordena fechas de entrega: Lo que más me funciona en mi rutina diaria es priorizar, así que cuando tengo días determinados para entregar mis tareas ordeno las peticiones y encajo los post o las actividades en el calendario. Así nunca llegarás tarde.
  • Prevé retrasos: No somos máquinas, y en ocasiones no seremos capaces de llegar a la fecha prevista, pero eso no quiere decir que tengas que avisar el día antes. Si tienes tu rutina bien planificada, sabrás que no eres capaz de cumplir los plazos, y podrás avisar con tiempo para que el cliente busque una solución.

Por supuesto, cada uno tiene sus trucos para ser más productivo, pero desde que planifico mi jornada y he ordenado mis clientes en horarios específicos tengo mucho más tiempo libre. ¡Se acabó eso de que lo último que haga antes de dormir sea trabajar!

Comunicación 2.0: Un público complicado y un emisor cómplice

Frases comunicación

Y esto es un problema de los gordos. Para que un mensaje sea efectivo, un post cale en tu público o a alguien le interese lo que tienes que decir hay que estudiar bien qué decir, cómo decirlo y a quién dirigirse, y todos tenemos claro este punto. Pero, ¿conocemos de verdad a nuestro público? Sí, sabemos su edad, sus gustos, que pasan horas en Facebook, que son retuiteadores natos o que nos leen al salir de trabajar pero, ¿qué hay de su forma de entender un texto?

Yo soy de las que digo que las redes sociales nos han quitado capacidad de reflexión. De hecho, recibimos tanta información que la gran mayoría de la gente, ante la imposibilidad de leer todo lo que le llega, se basa en los titulares. ¿Cuántas veces habré visto cómo algunos de mis contactos opinaban sobre una noticia sin haberla entendido solo porque el titular les llevó a confusión?

Creo que cada vez se lee menos el contenido y se opina más sobre la información que recibimos, y esa combinación, obviamente alimenta nuestra ignorancia. Parece que el objetivo hoy en día es participar en un debate en torno a algo sin conocer siquiera el mensaje. Las noticias de los principales medios o blogs influyentes en redes sociales están llenas de “me gustas”, retuits, menciones  y comentarios pero, ¿cuántas personas se han leído de forma completa el texto?

Parece que leemos y escuchamos para responder y no para formarnos una opinión y, si nos parece conveniente, compartirla con otros usuarios. Y, ¿cómo actúan los medios en este sentido? Lejos de preocuparles que su información aporte o no valor a sus lectores, se centran en los niveles de interacción social, como si fuese un indicador de la calidad de sus contenidos. Por eso, para muchas publicaciones es más importante un “me gusta” que una lectura completa y por ello crean titulares impactantes que en muchas ocasiones no se adapta al contenido del texto o que incluso puede llevar a equívoco.

Y claro, al final todo es un círculo vicioso: yo no te leo, tú apenas me escribes y al final ninguno sabemos, eso sí, todos creemos ser portadores de la verdad.

 

¿Cuándo decir que sí a un cliente?

Vuelvo por aquí para explicaros algunas claves para saber si merece la pena participar o no en un proyecto. Está claro que no todo se reduce a lo económico, porque en los tiempos que corren y tal como está el mercado freelance seguramente no os hagáis millonarios con un solo proyecto. Aquí lo importante es valorar varios aspectos para decidirse por uno u otro cliente:

Cómo escoger un cliente si eres freelance

  • Contraprestación: Que sí, que no todo es el dinero, pero juega un papel muy importante. Por supuesto, las horas que le vamos a dedicar al proyecto tiene que compensar con lo que nos van a pagar, y si vais muy justitos al mes hay que pensar en lo que vais a ganar.
  • Tiempo: ¿Cuánto tiempo de tu jornada hará falta para desempeñar este trabajo? Si puedes compaginarlo con otras actividades puede ser un buen motivo para decir que sí, y si te va a llevar todo el día pero te pagan bien por ello tampoco debería haber ningún problema. El truco es buscar un equilibrio.
  • Disponibilidad: A mí me gusta mucho diferenciar la disponibilidad del tiempo, porque no es lo mismo las horas que vas a dedicar al proyecto que las horas que tienes que prestar atención al trabajo. Es decir, hay determinados clientes para los que tienes que estar siempre disponible, y esto va a influir incluso en tu tiempo libre. Hay que ver si compensa.
  • Aspectos subjetivos: Por ejemplo, cuando encuentro un proyecto que me gusta y que creo que puede funcionar bien, el corazón me tira hacia él, a pesar de que muchas veces no reúne ventajas que pueden parecer cruciales. A mí me gusta aceptar trabajos en los que me lo voy a pasar bien y disfrutar con lo que hago.
  • Equipo de trabajo: Que no os vendan la moto. Si vais a estar solos en temas de comunicación, seguramente vais a trabajar muchas más horas de las que os contraten. Si es un proyecto con equipo fuerte, coordinado y con una estrategia detrás se conseguirán resultados mucho más rápido y con la satisfacción de todos los miembros.

Antes de decir que sí a un cliente hay que valorar diferentes aspectos. Por supuesto, al final la decisión va a depender del caso concreto pero estos consejos tal vez os ayuden a decidiros.

¿Ética periodística? Publicar vídeos de un tiroteo y otros cuentos

Ha vuelto a pasar, pero ¿de verdad nos sorprende?

Ayer me despertaba con la noticia de que dos periodistas fueron asesinados el miércoles en Virginia mientras estaban en directo en la televisión. La reportera Alison Parker se encontraba a primera hora de la mañana entrevistando en directo a una representante de la Cámara de Comercio regional y ambas hablaban sobre el impulso del desarrollo económico cuando de repente se empiezan a escuchar unos disparos. Tras unos instantes de confusión en los que la cámara graba un gran alboroto y el suelo del lugar del suceso, se devuelve la conexión. Parker, de 24 años y el cámara de 27 mueren en el acto. El principal sospechoso es un extrabajador de la compañía de 41 años que se quitó la vida y que murió en el hospital horas después.

Ética periodística

Hasta aquí, podemos hablar de una rencilla laboral que terminó en tragedia, y que ha sobrecogido a la población estadounidense y también a todo el gremio, pero la cosa no termina aquí. El autor del tiroteo envió un escrito de 23 páginas a la cadena ABC explicando los motivos de la matanza, alegando que había recibido discriminación por su raza y su condición sexual, y que la ira se había ido incrementando. Además, compartió el vídeo del suceso en un perfil de Twitter y de Facebook antes de suicidarse.

Como todos nos imaginamos, esto sirvió como material fresco a los medios de comunicación, que no dudaron en publicar el vídeo y tomar capturas para abrir sus ediciones con las imágenes de lo sucedido. Y aquí es donde empieza el problema. ¿Hasta qué punto es necesario publicar estas imágenes? ¿Es útil para la narración del suceso? A pesar de que somos seres morbosos, la publicación del vídeo no está justificada en ningún caso, ya que lejos de aportar detalles a la noticia, inciden en una masacre en la que hay dos víctimas.

Sin embargo y por desgracia, este no es el único caso de falta de ética periodística, aunque es sin duda escalofriante si tenemos en cuenta que las víctimas forman parte de este gremio. Por supuesto, no voy a reproducir aquí el vídeo ni a colgar las imágenes, pero con una simple búsqueda en Google podréis verlo con vuestros propios ojos.

Me gustaría que estos hechos nos hicieran reflexionar sobre un par de cosas: Primero, sobre el trato que los medios de comunicación dan al material que reciben y segundo sobre el uso de las redes sociales, que nos lleva a ser testigos de horrores como estos.

La vuelta al cole de los emprendedores

A lo tonto a lo tonto ya estamos a 18 de agosto, y después de un periodo de vacaciones todos estamos pensando ya en el inicio de septiembre y en salir a “cazar” nuevos clientes. La actividad de las empresas se incrementa, se abren nuevas líneas de negocio a medida que los días pierden horas y es momento de que empecemos a pensar qué vamos a hacer en este nuevo “curso”.

¿La tendencia? Lo de siempre: trabajo duro y mucha paciencia, pero si queréis aprovechar de verdad los últimos días de agosto yo me centraría en hacer una lluvia de ideas para pensar en acciones que llevar a cabo a partir del mes que viene.

Vuelta al trabajo para emprendedores

Para mí, lo principal es analizar los puntos en los que he fracasado. Yo cojeo sobre todo de la pata del tiempo, es decir, que muchas veces no sigo un planning de trabajo y eso me lleva a echar muchas más horas de las que debería. Es por eso que durante este mes estoy creando un calendario con los trabajos fijos que tengo y los huecos que podría dedicar a nuevos clientes. De esta forma rentabilizo mucho el tiempo de trabajo y obtengo muy buenos resultados.

Septiembre también es un buen momento de retomar los blogs. Para aquellos que nos hemos pasado un verano tranquilo en el que hemos trabajado en las prioridades y poco más, es hora de ponerlos las pilas y empezar a generar contenido de interés. Yo os recomiendo que utilicéis algún agregador para estar al tanto de las novedades de vuestro sector y para haceros seguidores de blogs que os puedan interesar. Yo utilizo Feedly, que es muy intuitivo y se le coge muy rápido el truco.

Las redes sociales también son un buen instrumento de recopilación de información, y si os habéis mantenido activos durante las vacaciones os será más que sencillo encontrar temas sobre los que escribir.

Espero leeros a todos a partir de septiembre.

Snopes, un gran trabajo de contraste de noticias

Para los que nos dedicamos a esto de la comunicación, el hecho de leer un montón de noticias falsas en redes sociales nos provoca un particular desazón. Yo misma he visto a compañeros de promoción compartir textos de dudosa fidelidad a la realidad y se me han subido los colores. Incluso he llegado a pecar de inocente en muchas ocasiones, no lo voy a negar, y esto es porque vivimos en un mundo con demasiada información a nuestro alrededor, y filtrarla es cada vez más difícil.

Los que nos dedicamos a esto tenemos que cambiar nuestros objetivos y empezar a trabajar sobre esto, actuando como filtro y dando rigor y calidad a los contenidos que compartimos pero, ¿está la opinión pública preparada para contrastar información? ¿Qué herramientas tenemos para comprobar si lo que estamos leyendo es o no cierto?

noticias falsas

Pensemos en el comportamiento de los lectores: muchos son demasiado dispersos, y ni siquiera llegan a leer textos completos, por lo que pedir que contrasten ellos mismos la información puede ser algo utópico. En este sentido, quiero hablar de una web llamada Snopes que he conocido por una de las secciones de Cuarto Milenio (no todo son conspiraciones ni fantasmas). Fue creada por un matrimonio hace más de 10 años, y actualmente es un referente que ya se considera como fuente para algunos medios de comunicación sobre leyendas urbanas, mitos y otras noticias de interés general.

Su trabajo es muy sencillo: se dedican a contrastar todas estas noticias que suelen convertirse en virales en las redes sociales para ver cuánto tienen de verdad y a publicar los resultados. Cada día analizan más de 20 noticias para abrirnos los ojos sobre la necesidad de comprobar que lo que nos cuentan es real. Por ejemplo, ¿os acordáis de la supuesta mujer india que dio a luz a 11 bebés? Seguro que la habéis visto en Twitter o compartida en el muro de algún amigo de Facebook. Pues bien, la noticia fue analizada por esta web y se determinó que era falsa.

Me ha parecido una idea estupenda, que puede suponer un antes y un después en la nueva forma de comunicar. ¿Habrá alguna así en nuestro país? ¿A alguien se le ha ocurrido la idea? Seguro que a más de uno nos vendría bien echar un ojo a sus análisis antes de dar al botón de compartir o de hacer un retuit.

Os dejo reflexionando sobre la capacidad de las redes sociales de hacer virales las noticias falsas. ¡Que tengáis una buena semana!

¿Interés o morbo? Cómo tratan los medios las catástrofes

Desgraciadamente, las grandes tragedias suceden, y por supuesto, son noticia. No nos olvidemos de que la función de los medios de comunicación es mantener informada a la población de lo que pasa a su alrededor, por eso cuando sucede un incidente de este tipo todas las redacciones se paran y centran sus esfuerzos en cubrir la noticia.

La última, el accidente de un avión de la compañía GermanWings (filial low cost de Lufthansa), que se estrelló este martes en los Alpes cuando hacía la ruta Barcelona- Dusseldorf. Las primeras reacciones de medios de todo el mundo se centraron en cubrir el acontecimiento, pero a las pocas horas ya empezaban las conjeturas.

Personalmente, el momento al que tenía más miedo era cuando sacasen información personal de las víctimas, a mi parecer totalmente innecesaria para tratar la noticia. Pero ahí no terminan las cosas. Las redes sociales han hecho muchas cosas buenas por la comunicación entre personas, entre personas y empresas y también entre la gente y los medios de comunicación, pero en ocasiones los medios no utilizan estas plataformas para informar, sino para todo lo contrario. No sé si vosotros lo habéis visto, pero algunas ediciones digitales de diarios españoles publicaban resúmenes de los peligros de volar, de problemas en otros aviones de compañías low cost… incluso he leído un artículo sobre cuál es el momento más peligroso en el transcurso de un vuelo. ¿De verdad es necesario meterle a la gente el miedo en el cuerpo de esta manera?

morbo periodismo

Comprendo que cuando los periodistas estamos en la facultad todo es muy bonito e idílico, que entendemos a la perfección los límites de nuestra profesión, pero que cuando salimos al mercado, cuando vemos la luz y comprendemos que el mundo no funciona por ética sino por otro tipo de principios, empezamos a pasar por alto lecciones muy importantes pero… ¿tenemos que llegar a esto?

También es cierto que si los medios publican este tipo de informaciones es porque hay una demanda por parte de la población, lo que nos lleva a un problema muchísimo más profundo de morbo y mal gusto. ¿No nos llega con saber que un montón de personas murieron en una tragedia horrible? ¿Por qué queremos saber todo de ellos, cómo vivían, qué dejaron atrás?

Cada vez que abro el Facebook, inicio sesión en Twitter o hago un repaso por los diarios digitales no puedo evitar que estas cuestiones se me pasen por la mente. ¿En qué se está convirtiendo nuestra profesión? ¿Esto es lo que enseñarán en unos años en las facultades?

Foto: Informacion y morbo (medium) by Jrmora

5 consejos para aprovechar tu tiempo como freelance

Si eres autónomo sabrás que tu tiempo es dinero, así que tienes que intentar aprovechar al máximo cada minuto para poder hacer frente a vuestros gastos mensuales. Para nosotros, que vendemos nuestros productos o un servicio concreto, la palabra productividad adquiere un nuevo significado, así que hoy me gustaría contaros qué me funciona a mi para simplificar al máximo mi día a día. Recordemos que esto está basado en mis características concretas: trabajo desde una oficina, soy redactora y experta en marketing y odio las presiones.

1. Establece un horario

Empezar a trabajar siempre a la misma hora te ayudará a alcanzar una rutina que te hace ser más rentable. Haz un calendario con el uso que le darás a cada periodo de tiempo, pero intenta siempre empezar a trabajar en un horario concreto. Es muy tentador quedarse en la cama y empezar un poquito más tarde, pero piensa que cuanto antes empieces antes terminarás.

2. Piensa en las prioridades

Si tienes varios clientes, tienes que establecer un orden. Ya sea por antigüedad o porque uno te paga más que otro, haz siempre un planificación de cómo trabajarás en cada momento. Esto es sencillo si tienes trabajos recurrentes, pero es muy efectivo también para trabajos esporádicos. Así podrás dar un plazo a los clientes y cumplirlo sin ningún problema.

3. Sé consciente de tus capacidades

Cuando pienses en las tareas de cada día, analiza tu forma de trabajar y en el tiempo que te lleva hacer cada cosa. No intentes abarcar más trabajo del que eres capaz de hacer, porque esto solo te llevará a hacerlo mal y a tener un dolor de cabeza horrible.

4. Evita distracciones

Es muy fácil que se nos vayan los ojos al Facebook o que nos pongamos a “whatsappear” con nuestros amigos, pero intenta centrarte en lo que estás haciendo para no perder ni un minuto. Además, serás capaz de concentrarte mejor y podrás dedicar todo el tiempo que quieras al ocio cuando termines.

5. Planifica descansos

No eres una máquina, así que piensa que tendrás que descansar. Levántate, prepara un café, estira las piernas… eres tú el que debe establecer cada cuanto quieres tomarte unos minutos para ti mismo, pero es importante que lo hagas frecuentemente.

Estos consejos, que son muy básicos, funcionan muy bien si procuras ponerlos en práctica, aunque tendemos a pasar horas y horas delante del ordenador para intentar ganar todo lo posible. En todo momento tienes que pensar en qué te compensa y en cómo quieres pasar tu día, pero cuando trabajas sin distracciones, sin presiones y de forma ordenada no solo eres más productivo, sino que la calidad de tu trabajo mejora considerablemente. ¿Cuál es vuestra forma de trabajar?

Ciudadanos aprovecha un ataque del PP para posicionarse en Twitter

Muchos partidos se quejan de las “campañas de acoso” por parte de otras formaciones, acusándoles de ataques sin fundamento y de carecer de argumentos, pero otros, en vez de quejarse, lo utilizan para bien. Que conste que no soy ni seré votante de Ciudadanos, ya que mi ideología política es otra, pero lo que ha hecho Albert Rivera con el ataque el PP es para quitarse el sombrero.

Rafael Hernando, portavoz de los populares en el Congreso, hace unas declaraciones muy desafortunadas sobre el mapa político actual, justamente en un año clave para el bipartidismo. Sin entrar en valoraciones (solo apuntar que esa persona está cobrando de todos nosotros por decir tonterías), Hernando habla de Ciudadanos como los “naranjitos” con un claro tono despectivo. Os dejo el vídeo para que lo veáis vosotros mismos:

Ciudadanos, lejos de dejar pasar el comentario, lo aprovechó para lanzar un hashtag llamado #YoSoyNaranjito, que ya es trending topic. Así, se podría decir que el PP le ha hecho la campaña de hoy a la formación de Rivera, así, sin venir a cuento.

Como Ciudadanos nació en gran parte en Internet, saben como usar las nuevas tecnologías, y la verdad es que esta vez les ha salido más que bien. Un buen ejemplo de comunicación política que se ha convertido en uno de los temas principales del día de hoy.

5 inconvenientes de trabajar desde casa

Cuando empecé mi andadura (o aventura) profesional tenía muy claro que no podía invertir en alquilar un espacio para trabajar. Echando cuentas, casi ni tenía beneficios, así que incluir un gasto a mayores me parecía un suicidio. Total, tenía Internet en casa y el calor del hogar es muy apetecible. Lo cierto es que ni siquiera pensé en los pros y los contras de trabajar desde casa, porque consideraba una ventaja (y lo sigo considerando) el hecho de poder trabajar desde donde quiera. Así que me puse manos a la obra, despejé el escritorio que no utilizaba desde mis tiempos de estudiante y empecé a trabajar.

Hoy os quiero explicar la serie de catastróficas desdichas que me llevó a plantearme alquilar un espacio, espero que os sirva para reflexionar y pensar cómo queréis trabajar:

trabajar desde casa

1. Retrasas la hora de levantarte: Porque como no tienes que desplazarte a ningún sitio, el “5 minutos más” adquiere todavía más relevancia. Esto puede derivar en una rutina poco sana, y en el famoso “trabajo en pijama”. En mi caso, ya ni me molestaba en vestirme como para salir a la calle, me bastaba con un chándal, una bata y las zapatillas. Eso sí, ahorré en ropa.

trabajar desde casa inconvenientes

2. Tiendes a comer delante del ordenador: ¡Craso error! Ningún médico te recomendaría comer delante de la pantalla, porque provoca ansiedad y te hace comer más y más rápido. Consecuencia: cambias tus hábitos alimenticios, y no precisamente para bien. Además, es más probable que te levantes a picar cada menos tiempo. Os lo digo por experiencia.

trabajar desde casa ocio

3. No separas el tiempo profesional del de ocio, porque no hay una barrera física. Así, tiendes a descuidar el horario hasta que te encuentras trabajando a las 11 de la noche delante de la tele. Hay que saber diferenciar entre trabajo y placer, y hacerlo en casa es muy complicado. Si no te queda otra que trabajar en tu hogar, te recomiendo que prestes atención a este aspecto y hagas un horario que cumplas de forma ininterrumpida.

trabajar desde casa autónomos

4. No puedes desgravar todos los gastos: Queridos autónomos españoles… si pretendéis desgravar el alquiler, la luz o la conexión, dejad de soñar, porque Hacienda se pone muy tiquismiquis con estas cosas. A mi ya me avisaron el día que me di de alta, imaginaos hasta donde llega el asunto.

trabajar desde casa solo

5. Te conviertes en un Forever Alone: ¡Con lo bonito que es charlar con los compañeros de oficina! En casa vas desarrollando una soledad que a veces se hace insoportable. Aunque solo sea para hacer el descanso del café manteniendo una conversación o hacer contactos, una oficina, mejor compartida, es clave para desarrollarte como profesional.

En mi caso, la solución pasó por alquilar un puesto en un espacio de coworking. Se trata de oficinas compartidas en las que varios profesionales trabajan juntos, y además de darte mucha compañía, hacerte salir de casa y provocar que te levantes a la hora, en estos espacios suelen surgir muchas sinergias profesionales. Ahora hay sitios de este tipo en todas partes, así que os animo a hacer una búsqueda rápida en Google y ver las tarifas del que más os guste. Podéis conseguir un sitio donde trabajar por menos de 100 euros al mes, o pagar por horas para forzarte a salir de casa.